inicio/portada
19 de Junio del 2017, 06:42 horas

Empoderamiento Ciudadano

M. H. Toledo

Luego de analizar los argumentos y conceptos de los capítulos anteriores del libro “Empoderamiento Ciudadano a través de la Tecnología”, se cuenta con los elementos necesarios para señalar la necesidad de crear una estructura institucional que venga a facilitar y promover la incorporación de la gran mayoría de los mexicanos no sólo a la modernidad sino también para llevar a la formalidad a quienes aún no lo están.

En el Gobierno ya está clara la importancia de acercar la tecnología a la población, por lo que ha consagrado el acceso a internet como un derecho constitucional, lo que ha traído que se extienda el uso de de dispositivos y aplicaciones y que millones de mexicanos incorporen, consciente o inconscientemente, las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) a su vida cotidiana y es donde la modernización digital debe llegar a otros procedimientos, como lo hacen autoridades hacendarías donde el 90% de los trámites que se realizan ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT), son a través de su portal en internet.

Los avances tecnológicos han facilitado la recopilación de información masiva que nos ayuda a identificar hábitos de consumo, índices de población, direcciones, nombres, entre otros muchos datos. Con todo esto se tiene una mayor capacidad de reconocer el nivel de ingreso de cada una de las viviendas donde habitan los mexicanos.

Por ejemplo, a través del nivel de consumo que indica el recibo de luz de cada una de las viviendas se puede correlacionar el ingreso que tiene esa familia. Además hay un padrón electoral, actualizado constantemente, que es una herramienta institucional útil para ubicar rápidamente el nombre y la dirección de cada uno de los ciudadanos, datos que si se cruzan el Gobierno tendría el indicador preciso del nivel de consumo de energía eléctrica de cada uno de los ciudadanos.

Si a eso agregamos el conocimiento que se tiene del tipo de contrato que tiene cada ciudadano en su celular y su consumo mensual, obtenemos una fotografía bastante clara de quién es y qué consume cada individuo.

La solución pues está en la creación de una estructura institucional atractiva para que todos los ciudadanos paguen sus impuestos por sus ingresos y que, a la vez, permita cobrar un impuesto al consumo por todos los bienes y servicios, incluyendo alimentos y medicinas, sin que ello perjudique, sino que beneficie, a la población más necesitada. Algo posible actualmente por el avance de las TICs.

Se requiere de una aplicación que relacione al gobierno con cada ciudadano respecto a sus dos actividades funda mentales: como contribuyente y como receptor de recursos. Como contribuyente la aplicación le permitirá generar facturas electrónicas y pago de impuestos de manera instantánea. Como receptor de transferencias del gobierno, esta aplicación debe establecer una cuenta personalizada que sirva de canal para que el individuo reciba directa e inmediatamente recursos o subsidios.

Los ciudadanos identificados como de bajos ingresos, con la aplicación en su móvil, recibirán una transferencia electrónica del subsidio del que sean beneficiarios, directa e inmediata a su cuenta bancaria electrónica.

Se resume todo en construir, sociedad y gobierno, una aplicación para construir esta plataforma digital, que servirá a los casi 90 millones de mexicanos registrados ante el INE, incluidos el 99% de los que cuentan con el servicio de luz eléctrica y los más de 80 millones que ya cuentan con un teléfono móvil. La plataforma digital deberá estar interconectada con todo el sistema hacendario. El sistema funcionará de tal manera que la aplicación pueda mandar y recibir información directa del SAT y del área de Egresos de Hacienda para que le lleguen recursos de manera inmediata (la beca, la pensión, el apoyo regional, etcétera).

La plataforma digital de la hacienda pública reconocerá al usuario y su categoría económica. Si el usuario cae en la categoría como merecedor de un depósito electrónico directo, la aplicación automáticamente definirá el monto total que se le regresará.

Por lo tanto, la plataforma digital que se va a construir será en sí misma el contador privado de cada persona, ya que ésta hará las retenciones o las deducciones pertinentes con cada factura que sea enviada y el mejor vigilante de la formalidad será el propio ciudadano.

El libro se puede leer en línea en el sitio web del ingeniero Salinas: www.raulsalinas.mxfin

Perfil

M. H. Toledo

columnas anteriores

12 de Junio
Tecnologías de Información y Comunicación en México
05 de Junio
Ineficacia de los subsidios y transferencias de programas sociales
29 de Mayo
Caducidad del Modelo Económico

lo mas enviado
lo más visto

® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com