inicio/portada

Acapulco
13 de Mayo del 2013, 06:32 horas

Invasión de calles y aceras por indiferencia y tolerancia oficial

Particulares cada día le roban espacio a la vía pública; no hay autoridad que pare esta anarquía; el problema se da en todas las zonas

Nayeli García Apátiga

ACAPULCO.- Asambleístas de la Ciudad de México trabajan en este mes en que el gobierno de su ciudad elabore un atlas de riesgo del peatón, lo que implica, de acuerdo con el planteamiento de una de las asambleístas, que “ya no queremos ciudades peligrosas, queremos ciudades hechas para las personas”.

El reglamento de la Zona Metropolitana de Acapulco indica que se debe tener 10 metros de banqueta en ambos lados de algún negocio o vivienda
El reglamento de la Zona Metropolitana de Acapulco indica que se debe tener 10 metros de banqueta en ambos lados de algún negocio o vivienda © Novedades Acapulco

Eso ocurre allá, pero en Acapulco el anárquico crecimiento urbano y la falta de una autoridad que ponga orden ha llevado a que hoteles, restaurantes, ciudadanos comunes y estaciones de autobuses se apropien de espacios esenciales para el tránsito de los automovilistas o peatones.

El problema no sólo es en la avenida Costera, calles céntricas de la ciudad, máxime en las colonias ubicadas en la periferia, donde las invasiones son mayúsculas.

Se apropian de calles ciudadanos, empresas y restaurantes

No sólo habitantes han sido participes de invasiones, también empresas y restaurantes que se encuentran ubicados en plena costera Miguel Alemán, sin que nadie hasta el momento les ponga un alto y los sancione.

Decenas de andadores, calles y banquetas se encuentran invadidas, así puede constatarse en calles de Ciudad Renacimiento, Costera, o en los Barrios Históricos, por sólo mencionar algunas.Y es que históricamente habitantes del puerto construyeron irresponsablemente escaleras, banquetas, cocheras, adhesiones de sus viviendas o bien la construcción completa de éstas en lugares no permitidos.De acuerdo con ingenieros, Acapulco está creciendo desmedidamente y anárquicamente; coincidieron en que hay negligencia y corrupción, aunado a que el reglamento para la Zona Metropolitana de Acapulco se encuentra obsoleto, puesto que desde el año 2000 no se ha actualizado.

Lo cierto es que cada vez más andadores públicos, calles y callejones son invadidos por habitantes que construyen casas, escaleras y negocios; todo a la vista de las autoridades municipales, quienes no atienden esta problemática urbana, pues ante todo primero están sus “intereses personales”, manifestó el ingeniero Carlos Pequeño Fuentes.

Ejemplificó el caso de una empresa de autobuses que se encuentra establecida en la calle segunda de Álvaro Amezquita, fraccionamiento Magallanes, invadió parte de la vialidad, pues es utilizada como estacionamiento de sus unidades, lo que hace que se reduzca la calle en un sólo carril.Mismo caso es el de otra central de autobuses que se ubica en la calle Cerrada de Caminos del fraccionamiento Hornos Insurgentes, al apropiarse parte de la vialidad para estacionamiento de sus unidades de viaje.

Asimismo, el andador localizado en las calles segunda de Álvaro Amezquita y José Luis Curiel del fraccionamiento Magallanes se encuentra también invadido por esta empresa y por carros particulares.Del tema, el ingeniero Hugo Arizmendi dijo que este tipo de invasiones no sólo se han dado en Acapulco, sino en todo el estado y por empresas grandes y pequeñas, es decir, que no hay distinción alguna.

Explicó que el reglamento de la Zona Metropolitana de Acapulco indica que se debe tener 10 metros de banqueta en ambos lados de algún negocio o vivienda, lo cual no ha sido respetado pues hay algunas partes donde sólo hay tres metros.“El mercado de La Dalia y de La Diana le dejan al transeúnte cuando menos tres o cuatro metros, cuando deberían ser de 10 metros, todo lo que esté sobre la Costera, hotel, casa, negocios debe tener 10 metros de banquetas y colonias populares”, dijo.

Recordó que Ciudad Renacimiento surgió con andadores y posteriormente intentaron hacer calles y perjudicaron a las viviendas que ya se encontraban asentadas y en la actualidad los habitantes quieren convertir un andador en calle cuando son andadores y por lo tanto debe de ser respetados.

Señaló que se debe de actualizar dicho reglamento y que el gobierno municipal debe tener a personas que tengan conocimiento del tema y si son colegiadas “pues mejor porque tienen un compromiso para la sociedad civil”.También el ingeniero Carlos Pequeño Fuentes acusó que la autoridad municipal ha sido “cómplice en todas las administraciones municipales que ha tenido el puerto sea cual sea del partido político que gobernó, puesto que que los titulares que han estado frente a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obra Pública (SDUOP), no se han preocupado por evitar que el puerto siga creciendo desmedidamente y permitiéndose invasiones en colonias populares y andadores”.

Impera la anarquía en el puerto

En un recorrido en colonias populares del puerto se constató que principalmente en las zonas altas del municipio se da este tipo de invasiones por parte de los habitantes, así como también en la zona periférica como Ciudad Renacimiento, Emiliano Zapata y Arroyo Seco, donde los andadores son invadidos y la autoridad municipal lo ha permitido, al hacerse de la “vista gorda”, según declaraciones de ciudadanos.

Otro ejemplo es la calle La Cima del barrio de El Tanque, en donde una persona se adueñó de la calle e inició la construcción de una vivienda pese a no contar con un permiso de parte de la SDUOP, por lo que la obra fue clausurada por personal de esa dependencia, no obstante hasta la fecha el inmueble sigue invadiendo la calle, afectando a vecinos de la zona.

El hotel “Club del Sol” se adueñó de la calle Reyes Católicos del fraccionamiento Magallanes, ahí era una vialidad pero con la ampliación de dicha hospedería, esta calle ahora se convirtió en privada cuando era pública.Hay invasiones en la calle Azucena de la colonia Los Naranjos, la colonia La Providencia, por la Y Griega, El Pasito, también en la zona centro; Marañonas, Naranjitos, avenida Ejido, así como la calle del Arroyo en Ciudad Renacimiento, donde vecinos construyeron desde viviendas hasta negocios a lado de un cauce y encima de lo que era una banqueta y jardín.

Un atlas de riesgo del peatón podría ser la solución a las invasiones

En el Distrito Federal se trabaja ya en el programa “Primero Peatón”, el cual consiste en que los transeúntes identifiquen las irregularidades de espacio peatonal, ciclistas o de transporte público, quienes podrían denunciarlo por medio de teléfonos inteligentes con el objetivo de que se integre el atlas.

El ingeniero Carlos Pequeño Fuentes dijo que este tipo de programas sería de mucha utilidad para Acapulco, porque así se lograría crear conciencia en las personas para que no invadan lugares prohibidos y a la par ayudaría a la SDUOP detectar este tipo de lugares para aplicar la ley y actuar conforme al marco legal.

El reglamento de Construcción es claro

De acuerdo con el reglamento de Construcción para el municipio de Acapulco, en su artículo primero, titulado Disposiciones generales, indica que las obras de construcción, instalación, modificación, ampliación, reparación y demolición, así como el uso de las edificaciones y los usos, destinos y reservas de los predios del territorio del municipio, se sujetarán a las disposiciones de la Ley del Desarrollo Urbano Estatal, de este Reglamento y demás disposiciones aplicables.

En el capítulo segundo, Uso de la vía pública, se indica que las dependencias y entidades públicas, así como las personas privadas cuyas actividades de planeación, diseño, construcción, operación y mantenimiento de infraestructura que tengan algún efecto en la vía pública, deberán presentar al Ayuntamiento al inicio de cada ejercicio anual sus programas de obras para su aprobación.

El artículo onceavo señala que se requiere de autorización del Ayuntamiento para edificar obras, modificaciones o reparaciones en la vía pública, así como para ocupar la vía pública con instalaciones de servicio público, comercios semifijos, construcciones provisionales, o mobiliario urbano, romper el pavimento o hacer cortes en las banquetas y guarniciones de la vía pública para la ejecución de obras públicas o privadas, construir instalaciones subterráneas o aéreas en la vía pública.

También se indica que “el Ayuntamiento, en correspondencia con El Plan Director Urbano, los Planes Parciales de Desarrollo Urbano y programas sectoriales de Vialidad, podrá otorgar autorización para las obras anteriores, señalando en cada caso las condiciones bajo las cuales se concedan, los medios de protección que deberán tomarse las acciones de restitución y mejoramiento de las áreas verdes y zonas arboladas afectadas, y los horarios en que deben efectuarse. 

Los solicitantes estarán obligados a efectuar las reparaciones correspondientes para restaurar o mejorar el estado original de la vía pública, o a pagar su importe cuando el  Ayuntamiento las haga.Y en el artículo décimo segundo se indica que no se autorizará el uso de las vías para aumentar el área de un predio o de una construcción o para obras, actividades o fines que ocasionen molestias a los vecinos tales como la producción de polvos, humos, malos olores, gases, ruidos y luces intensas.fin



® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com