inicio/portada
edicion impresa
Consulta la edición impresaver edicion impresa
¡Suscribete!   
facebook twitter rss
clima
26 °C | Viernes 24 de octubre del 2014.
novedades acapulco
¡vive acapulco!

Vive Acapulco
01 de Julio del 2011, 11:01 horas

El burro de La Roqueta, un atractivo extinto de Acapulco

Desde los 60 se convirtió en un emblema del destino, hasta que murió de cirrosis por su gusto a la cerveza

Sergio Robles

ACAPULCO.- El burro de la isla La Roqueta fue una atracción turística de Acapulco. Su fama comenzó a partir de 1957, cuando en la isla apenas existían unas cuantas chozas de palma. Pero fue en los años 60 que la imagen del jumento tomando cervezas se hizo popular entre los turistas, incluso se mandaron hacer unas postales ingiriendo alcohol y otras más con un sombrero de paja.

Turistas de todas las latitudes gozaban ofreciendo su cerveza al burro de La Roqueta
Turistas de todas las latitudes gozaban ofreciendo su cerveza al burro de La Roqueta © Tomada de Internet

La historia de este burro comenzó con su llegada, en la década de los 40, según Atanacio Castro Zequeida quien contó que este animal llegó cuando todavía el puerto no estaba poblado y no era destino turístico. La función de traer el burro a la isla ubicada frente a las playas de Caleta y Caletilla era que iba a llevar el combustible y agua potable al faro ubicado en lo más alto de la isla que ilumina y guía todas las embarcaciones que pasan por la bahía de Santa Lucía.

Atanacio Castro Zequeida, de 79 años de edad, es hijo de Román Castro Jiménez, uno de los faroleros en aquellos años, cuando eran pocos los turistas que venían al puerto y no conocían La Roqueta; tiempo después también él se convirtió en farolero.

Castro Zequeida asegura que “mi papá me llevaba como a los cuatro años de edad a La Roqueta para que le ayudara a trabajar en el faro, ahí teníamos un burro que nos ayudaba a cargar el combustible y agua potable que se utilizaba en el faro, eran 2 botes grandes, uno de cada lado lleno del liquido. Eran botes grandes y muy pesados porque cada 15 días se hacia un viaje para recargar el combustible y el agua”.

Actualmente, los burros y mulas que trabajan para el faro, son propiedad del gobierno federal
Actualmente, los burros y mulas que trabajan para el faro, son propiedad del gobierno federal © Tomada de Internet

“El burro se quedaba entre los árboles que estaban cerca del faro; ahí comía el pasto y le dábamos agua, nunca bajaba a la playa, sólo cuando íbamos por el combustible. Empezó a tomar cuando españoles conocieron la isla y llegaban ahí, eran los primeros turistas en pisar La Roqueta y llegaban con cerveza, es ahí cuando el burro probó la cerveza y desde ese momento le gustó hasta convertirse en alcohólico, los turistas extranjeros le daban la cerveza en la boca, ahí fue cuando el burro se bajaba solo a la playa porque ya había gente y mucho movimiento, por eso ya no lo encontrábamos donde lo dejamos o donde regularmente se quedaba porque se bajaba a tomarse sus cervezas”, narra Atanacio.

“La verdad yo nunca vi que al burro se le notara lo borracho, ni que caminara de un lado para otro o que se le notara en su cara. Eso sí, se tomaba bastantes cervezas y siempre cumplía con su trabajo, siempre subía los galones al faro. De hecho la última vez que fui con mi familia, hace un par de años mis hijos se propusieron emborracharlo y no lo lograron, le dieron como 20 cervezas y aparte él se tomó otras que estaban en las mesas y no lo vimos cayendose”, afirma Atanacio Castro.

El vicio de este animal llegó a convertirse en un atractivo importante del puerto en las cuatro décadas pasadas (60, 70, 80 y 90) donde todos los turistas iban a verlo, darle una cerveza y a fotografiarse con él. Pero con el tiempo dejó de ser una atracción para regresar a los menesteres típicos de su especie, una bestia de carga utilizada por los encargados del faro de la isla. También otro punto que hizo famoso al burro es que se mandaron a imprimir portarretratos de cartón con su imagen tomandose una cerveza, asimismo en los negocios de los mercados de Acapulco se vendían ceniceros, playeras, alhajeros, vasos entre muchas cosas más.

El final de la historia

La razón por la que se descontinuó esta costumbre es que después de ingerir las cervezas que le daban, el burro se iba a la playa para robarse con el hocico las cervezas de los turistas que se encontraban en las mesas; además, como le daba hambre, tiraba sillas y sombrillas para arrasar con órdenes de picadas, mojarras, ceviche o cualquier tipo de comida que se encontrará en su camino. Este tipo de travesuras duraron poco tiempo, porque las quejas de los turistas no tardaron en acumularse, lo que motivó a los empresarios del lugar a deshacerse de tal atracción y mandaron al burro a servir como cargador de los tanques de diesel y agua potable.

Incluso, debido a la molestia de turista y restauranteros por los desmanes que ocasionaba el jumento, autoridades ambientales del gobierno estatal intentaron asegurarlo y mandarlo a un zoológico, pero los faroleros, que son empleados de la Secretaría de Comunicaciones y Transpiortes, lo impidieron con el argumento de que los jumentos eran propiedad del gobierno federal, incluso con número de inventario.

Sus desmanes en la playa y su adicción al alcohol hicieron que las autoridades correspondientes como los faroleros y personal de la marina ya no dejaran que el burro bajara a la playa ni volviera a ingerir más cervezas. De hecho suponen que el burro murió a causa de cirrosis, es por eso que los burros que se encuentran ahora en la porción de tierra los tienen amarrados y cerca del faro, además custodiados por elementos de la marina que también cuidan la integridad de los bañistas y del faro. Del mismo modo se supone que ya no hay burros sino mulas y debido a la cebada estos son adictos a la cerveza, por eso ya no quieren que bajen y sean alcohólicos como el burro inicial.

Además siguen haciendo sus labores de subir los galones del diesel que se utiliza para alumbrar el faro del puerto de Acapulco y el agua para que los faroleros cuenten con ese vital liquido.fin



Acuérdate de Acapulco

lo mas enviado
lo más visto
® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com